Nuestra Historia

Nuestra Historia

Asentada sobre las llanuras de Natá de los Caballeros, Provincia de Coclé, en las fértiles tierras bañadas por el Río Chico y el Río Grande, y teniendo como testigo  fiel de su nacimiento y avance al Cerro Vigía, se encuentra ubicada la Compañía Azucarera La Estrella, S.A.     Su fundador fue el ilustre patricio y estadista aguadulceño Don Rodolfo Chiari Robles, quien a principios del siglo pasado adquirió la Finca denominada El Corozo,  y posteriormente compró al General Esteban Huertas las tierras que le pertenecieron a éste luego de la separación de la Gran Colombia.

La Finca El Corozo comprendía una extensión de miles de hectáreas de llanuras y terrenos de albinas, y por su lado la Finca del General Huertas localizada a las faldas del Cerro Vigía, era un conjunto menor de hectáreas de terrenos planos atravesados por quebradas; y ambas Fincas unidas constituían para su nuevo propietario una promesa de prosperidad y progreso.

Es conocido por nosotros que las condiciones de la República de Panamá eran difíciles,  inmediatamente ésta se separó de la Gran Colombia.   Si bien con la construcción del canal interoceánico se tenía grandes esperanzas de auge económico para las ciudades de Panamá y Colón, la escasez de vías de comunicación hacían que las perspectivas de desarrollo en el interior del país fueran muy limitadas;   sin embargo, la visión y tenacidad de Don Rodolfo Chiari le hicieron creer en el potencial de la tierra, como fuente de sustento para quienes la aman y se sirven de ella.   Mientras otros se dedicaron a la importación de productos de otros países,  el origen interiorano de Don Rodolfo lo llevó a poner su mirada en la producción agrícola.     Es así que para 1912 inicia con el cultivo de caña para la venta de la misma y como materia prima  para un pequeño alambique.

Cía. Azucarera La Estrella, S.A., conocida por sus siglas como “CALESA”,  comienza operaciones como ingenio azucarero, el 15 de enero de 1918.    Para aquella época contaba con doscientas hectáreas de tierra en cultivo de la caña y en su primera zafra molió mil toneladas de caña, de las cuales trescientas provenían de colonos, y además produjo dos mil quintales de azúcar.   Los equipos de molienda eran rudimentarios y el transporte de la caña del campo a las instalaciones del ingenio se hacía con más de ochenta carretas haladas por bueyes.    Un pequeño porcentaje de la producción de azúcar era vendida en el interior y la mayor parte era enviada por barco, desde el Puerto de Aguadulce a la ciudad de Panamá, a la empresa Brandon Brothers de la familia Herbruger, firma importadora y distribuidora de productos en Panamá, la cual se encargaba de la distribución a los comercios y pequeñas industrias que existían al inicio de la República.    Con las virtudes que le distinguieron como hombre en la esfera pública así como en la privada, Don Rodolfo Chiari Robles logró establecer las bases de una de las empresas más distinguidas de Panamá.

Impulsado por la dedicación, esfuerzo y sacrificio de su gestor, el Ingenio Ofelina, nombrado así en honor a Doña Ofelina Remón de Chiari, esposa del mismo, continuó en su crecimiento en la actividad cañera y azucarera.     Primero al ocupar Don Rodolfo Chiari Robles la Presidencia de la República en 1924, sus hijos Rodolfo, Roberto y Ricardo, colaboraron estrechamente con su padre, y luego, a su muerte en 1937, asumieron la dirección de la empresa.   A medida que el negocio se iba consolidando se incorporaron más tierras en la producción de caña y a la vez se ampliaron las instalaciones fabriles.   En la década del veinte la producción de azúcar era de más de treinta mil quintales anuales,  en la del treinta alcanzó los cien mil quintales, y para la del cuarenta ya se obtenían doscientos mil quintales, mientras que colateralmente se realizaba a pequeña escala la actividad ganadera y la producción de alcohol.

El establecimiento de otras industrias, la expansión de la actividad comercial en torno al canal y de las bases militares estadounidenses durante la segunda guerra mundial, hacen que los hermanos Chiari Remón decidan expandir el área de cultivo de caña y mejorar las instalaciones de fábrica para la obtención del azúcar.   Es así que a finales de los años cuarenta se comienza el montaje de nuevos molinos, un cuarto de calderas, la refinería y la construcción de otras bodegas.    A mediados del siglo pasado la producción ya era de medio millón de quintales de azúcar, debido a que para ese tiempo se iniciaban las exportaciones del producto hacia los Estados Unidos.   Además, para ese tiempo ya existía una actividad ganadera significativa, con producción de carne y leche, lo que dio origen a otra empresa llamada Cía. Ganadera de Coclé, S.A. en 1951, y de Industrias de Natá, S.A. en 1959, ésta última dedicada a la fabricación de alimento para ganado vacuno.   Hasta finales de la década del cincuenta,  en el mercado de licores se vendieron las conocidas marcas Ron Dalys, Ron Tres Estrellas, Seco Tamborito y Seco Mejorana.

A principios de la década del sesenta la demanda de azúcar aumenta drásticamente por el bloqueo económico a Cuba, principal productor del área, lo que permite a CALESA la adquisición de otras Fincas agrícolas en el área norte de Natá, y la edificación de nuevos depósitos.      La ampliación del mercado por el aumento de las exportaciones, el constante crecimiento de la población, la construcción de la carretera Panamericana, y la creación de más industrias debido a el otorgamiento de incentivos gubernamentales, hizo que para 1969 la producción de azúcar fuera de un millón de quintales, provenientes de quinientas mil toneladas de caña, de las cuales el 60% eran propia y el 40% restante fueron compradas a colonos.

En la etapa más reciente, habiéndose cimentado desde el siglo pasado hasta el comienzo del nuevo milenio, CALESA posicionada en el mercado nacional como una empresa sólida, alcanzando una plena estabilidad, comienza un proceso de diversificación hacia otros rubros agropecuarios, con la incorporación de nuevas explotaciones, las cuales le permiten realizar una conjugación de sus recursos y actividades.    En 1986 se crea Central de Granos de Coclé, S.A., dedicada a la producción y procesamiento de arroz; en 1990 inicia operaciones Camaronera de Coclé, S.A., la cual produce larvas de camarón y camarones en estanques; en 1993 es inaugurada Semillas de Coclé, S.A., productora y procesadora de semilla de arroz; y en 1995 entra al mercado Central de Abastos, S.A., distribuidora de insumos y equipo agroindustrial.   Por su lado Industrias de Natá, S.A., además de producir alimento para ganado vacuno, porcino y equino, aumentó sustancialmente su producción al fabricar alimento para camarones; adicionalmente, Cía. Ganadera de Coclé, S.A., anexó la producción de carne porcina.    Hoy por Hoy, dichas empresas, líderes en su rama cada una, constituyen el Grupo CALESA, el grupo agroindustrial más pujante y más importante de provincias centrales.